Bloque

La oficina está en nuestros corazones

Bloque

Justo hace un año que nos cambió el mundo a todos de manera irreversible.

Cuando aún no había medidas oficiales pero la sensación que teníamos era que algo muy serio estaba por pasar, en geekia decidimos ser responsables y abandonar temporalmente la oficina para protegernos a nosotros y a los demás.

Trabajando en geekia

No puedo decir que me sorprendiese lo fácil que fue para nosotros trasladar el trabajo a un entorno remoto. Al fin y al cabo, siempre hemos creído en la conciliación familiar como la única forma posible de hacer las cosas y no era extraordinario que alguno decidiera trabajar desde casa cuando las circunstancias lo requerían.

Todo nuestro trabajo se articula alrededor de la nube y soluciones SAAS, utilizando gestores de proyectos y herramientas de comunicación online.

Pero, sobre todo, ya teníamos claro que nuestra labor no consiste en pasar un número de horas tasadas en un mismo espacio físico. Más allá de eso, siempre hemos trabajado con horarios flexibles y objetivos.

Por eso, tampoco nos costó volver a la oficina cuando fue posible. Sin embargo, la situación no ha dejado de alternar entre la esperanza y la alarma. Y viendo que no terminábamos de estar cómodos, hemos decidido pasar la actividad de geekia a remoto.

Seguimos manteniendo la eficacia del equipo y ganamos en tranquilidad, que es un intangible bastante valioso en estos tiempos.

Quizás, cuando todo esto pase, buscaremos una nueva oficina preparada para el futuro que nos espera (en 10 años hemos descubierto también qué queremos y que es superfluo en un espacio de trabajo ideal).

O puede que no. Si hay algo que hemos aprendido durante 2020 y lo que llevamos de 2021 es que es necesario abrazar la incertidumbre como algo que ha venido para quedarse.